Esta información va destinada únicamente a profesionales sanitarios; si no lo es, visite anemiafalciformes.es

Para acceder a todos los recursos disponibles y saber más sobre los datos de la ECF en España, regístrese en Medicamente o inicie sesión:

Enfermedad de Células Falciformes: un trastorno genético complejo1

La Enfermedad de Células Falciformes (ECF) es un trastorno genético hereditario complejo que afecta a la estructura y la función de la hemoglobina (Hb), reduce la capacidad de los glóbulos rojos para transportar oxígeno de forma eficiente y, desde etapas tempranas, progresa a un trastorno vascular crónico.

 

Vea cómo la progresión de la ECF va más allá de los glóbulos rojos:

 

La hemoglobina en la ECF y el rasgo de células falciformes1,2

 

 

La hemoglobina normal (HbA) comprende dos cadenas de β-globina y dos de α-globina. Las personas que tienen el rasgo de células falciformes tienen un alelo de β-globina normal y una mutación en el segundo alelo de β-globina.

En pacientes con ECF, las mutaciones en ambos alelos de β-globina alteran la estructura de la hemoglobina. Esto hace que, en condiciones de desoxigenación, cuando los glóbulos rojos liberan el oxígeno en los tejidos, la hemoglobina anormal polimerice creando filamentos dentro de la célula. El resultado de este proceso es la formación de glóbulos rojos con forma de hoz.

Genotipos comunes de la Enfermedad de Células Falciformes

La ECF es una enfermedad genética con efectos pleiotrópicos3-5

La ECF está causada por una mutación puntual en el gen de la hemoglobina, pero da lugar a diversas manifestaciones clínicas (p. ej.: daño vascular crónico, vasooclusión y anemia).

Vea cómo los efectos de la ECF pueden dañar varios órganos en todo el cuerpo:

 

El tipo de ECF depende del tipo de mutación en el gen de la hemoglobina2,6.
 

 

  • Rasgo de células falciformes: Las personas con rasgo de células falciformes heredan un alelo mutante HbS.
  • ECF: Las personas con ECF heredan dos alelos de HbS.
  • Otros genotipos de ECF: Los individuos heredan un alelo de HbS y otro alelo de Hb mutante.

 

Pleiotrópico = causado por un gen que provoca múltiples efectos/complicaciones aparentemente no relacionados.

 

Diferentes tipos de ECF son más comunes en partes específicas del mundo.
 

 

Situación en España10

Según el registro español de hemoglobinopatías (REHem)* hay 826 pacientes con ECF en España (81,6 % del total de pacientes con hemoglobinopatías), pero se estima que el número real sea superior10.

Los genotipos son10:

  • HbSS: 653 pacientes
  • HBSC: 100 pacientes
  • HbSβ+: 34 pacientes
  • HbSβ0: 33 pacientes
  • Desconocido: 6 pacientes

 

*Seguimiento de casos registrados en España hasta el 31 de diciembre de 2017.

 

La Enfermedad de Células Falciformes es uno de los trastornos monogénicos más comunes en todo el mundo3

La prevalencia de ECF varía de una región a otra, y la migración está cambiando la imagen global de esta enfermedad11,12.

En 2050 se espera que el número de personas nacidas con ECF crezca un 30% en todo el mundo13.

La fisiopatología de la Enfermedad de Células Falciformes va más allá de los glóbulos rojos1

La adhesión multicelular juega un papel importante en la vasooclusión y las crisis vasooclusivas1,14

La Enfermedad de Células Falciformes (ECF) va más allá de los glóbulos rojos y progresa a un trastorno vascular inflamatorio crónico temprano en la vida del paciente. Este estado inflamatorio crónico promueve la adhesión multicelular y tiene un papel central en la fisiopatología de la vasooclusión y las crisis vasooclusivas (CVO), el distintivo clínico de la ECF1,5,14.

 

Realice este recorrido interactivo en 3D para ver cómo progresa la ECF a un trastorno vascular inflamatorio crónico:

 

Las CVO son, en gran medida, impulsadas ​​por un proceso llamado adhesión multicelular, durante el cual los glóbulos rojos, los glóbulos blancos y las plaquetas se agregan y se adhieren a las células endoteliales de la pared de los vasos sanguíneos1,14,15.

Los vasos sanguíneos de las personas con ECF se encuentran en un estado crónico de inflamación, lo que lleva a una mayor expresión de proteínas de la superficie celular llamadas moléculas de adhesión, incluidas la E-, L- y P-selectina1,15-17.

 

Vasooclusión, hemólisis y anemia: los efectos complejos de la ECF van más allá de los glóbulos rojos1,3,18

 

Vasooclusión

 

 

Daño vascular crónico1,15

El daño temprano y los microdesgarros de la pared de los vasos sanguíneos inducen inflamación endotelial y pueden conducir a daño vascular crónico. Con el tiempo, el daño continuo y las lesiones repetidas en la pared de los vasos sanguíneos pueden provocar la activación de las células endoteliales.

 

 

Inflamación y activación celular1,15

El ambiente inflamatorio crónico dentro de los vasos sanguíneos conduce a una mayor expresión de moléculas de adhesión en las células endoteliales y sanguíneas, lo que induce la adhesión multicelular.

 

 

Adhesión multicelular6,15

La adhesión multicelular de las células endoteliales y sanguíneas reduce y bloquea el flujo sanguíneo a los órganos.

 

 

Vasooclusión1

Las células endoteliales activadas inician una cascada compleja de interacciones adhesivas con los glóbulos rojos, los glóbulos blancos y las plaquetas que conducen a la vasooclusión continua.

 

Anemia

 

 

Polimerización de la HbS1

Una reducción en el flujo sanguíneo promueve condiciones hipóxicas y, junto con la consiguiente oclusión del vaso, ayuda a inducir la polimerización de la HbS.

 

 

Sickling1

Los polímeros de HbS distorsionan la forma de los glóbulos rojos, lo que resulta en células densas y en forma de hoz que pueden causar desgarro endotelial.

 

 

Hemólisis15

La inflexibilidad de los glóbulos rojos falciformes contribuye a su destrucción prematura, y los subproductos de la hemólisis causan inflamación endotelial.

 

 

Anemia1,18

Una disminución en el número de glóbulos rojos debida a su destrucción prematura conduce a niveles más bajos de hemoglobina y anemia posterior. 

 

 

Vea como la vasooclusión continua y, a menudo, silenciosa, puede dar lugar a CVO, el distintivo clínico de la ECF1,2,4

 

 

Si desea más información o tiene alguna consulta sobre la enfermedad de células falciformes, póngase en contacto con:

Aldi Pupuleku

Medical Advisor


☏ +34 622 59 57 46

[email protected]


Referencias:

1. Conran N, et al. Newer aspects of the pathophysiology of sickle cell disease vaso-occlusion. Hemoglobin. 2009;33(1):1-16. 2. Steinberg MH. Sickle cell disease and associated hemoglobinopathies. In: Goldman L, Ausiello D, eds, Cecil Medicine, 23rd ed. Philadelphia, PA; Saunders Elsevier; 2008:1217-26. 3. Piel FB, et al. Sickle cell disease. N Engl J Med. 2017;376(16):1561-73. 4. Kalpatthi R, Novelli EM. Measuring success: utility of biomarkers in sickle cell disease clinical trials and care. Hematology Am Soc Hematol Educ Program. 2018. 2018;2018(1):482-92. 5. Ballas SK, et al. Sickle cell pain: a critical reappraisal. Blood. 2012;120(18):3647-56. 6. Habara A, Steinberg MH. Genetic basis of heterogeneity and severity in sickle cell disease. Exp Biol Med (Maywood). 2016;241(7):689-96. 7. Rees DC, et al. Sickle-cell disease. Lancet. 2010;376(9757):2018-31. 8. Saraf SL, et al. Differences in the clinical and genotypic presentation of sickle cell disease around the world. Paediatr Respir Rev. 2014;15(1):4-12. 9. Centers for Disease Control and Prevention. Data & Statistics: Sickle Cell Disease. https://www.cdc.gov/ncbddd/sicklecell/data.html. Último acceso: mayo 2020. 10. Cancho EJB, et al. Update of the Spanish Registry of Haemoglobinopathies in Children and Adults. Med Clin (Barc). 2020; ;S0025-7753(19)30717-1. 11. Aliyu ZY, et al. Sickle cell disease and pulmonary hypertension in Africa: a global perspective and review of epidemiology, pathophysiology, and management. Am J Hematol. 2008;83:63-70. 12. Huttle A, et al. Sickle cell disease in Latin America and the United States. Pediatr Blood Cancer. 2015; 62(7):1131-6. 13. Piel FB, et al. Global burden of sickle cell anaemia in children under five, 2010-2015: modelling based on demographics, excess mortality, interventions. PLoS One. 2013;10(7):1-14. 14. Puri L, et al. State of the art management of acute vaso-occlusive pain in sickle cell disease. Paediatr Drugs. 2018;20(1):29-42. 15. Zhang D, et al. Neutrophils, platelets, and inflammatory pathways at the nexus of sickle cell disease pathophysiology. Blood. 2016;127(7):801-9. 16. Kanter J, Kruse-Jarres R. Management of sickle cell disease from childhood through adulthood. Blood Rev. 2013;27(6):279-87. 17. Kappelmayer J, Nagy B. The interaction of selectins and PSGL-1 as a key component in thrombus formation and cancer progression. Biomed Res Int. 2017;2017(6138145):1-18. 18. Chirico EN, Pialoux V. Role of oxidative stress in the pathogenesis of sickle cell disease. IUBMB Life. 2012;64(1):72-80. 

Valora este contenido: 
0
todavía no hay valoraciones
ES2012174457
×

Ask Speakers

×

Medical Information Request